viernes, 1 de abril de 2016

Estampa costumbrista I

Una mamá con su hijo va en metro a la escuela. Ella aprovecha este intermedio que te concede la vida para hacer todas las llamadas que tiene pendientes. El niño, mientras, guarda silencio y observa a los viajeros del vagón. Así cada día, hasta que el niño crece y ya no necesita que lo acompañen al colegio. Entonces, un día cualquiera, ella toma el metro y descubre que ya no le queda ninguna llamada por hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada